martes, 28 de noviembre de 2017

UN ESTADO DE DERECHO CULPABLE DE LA MENDICIDAD DE SUS CONTRIBUYENTES

Relato de Niko Castrillo publicado el 24.11.17 en Facebook.

I PARTE.

"Este mediodía, volvía de trabajar desde Gasteiz a Durango, y después de atravesar Legutio, en el desvío hacia Urkiola, he visto a un señor de entre 50 y 60 años... haciendo auto-stop.
Me ha extrañado mucho ver a una persona de esa edad "haciendo dedo", y he parado en el arcén para preguntarle si necesitaba ayuda o le podía acercar a su casa o algo.
Vestía una sudadera azul, unos vaqueros y unas zapatillas deportivas, barba de un par de días, y no me parecía que tuviera aspecto desaliñado.
 

 Al acercarse a la furgoneta, abre la puerta y me dice:
-"Hola, buenos días, gracias por parar, voy hacia Durango".
Yo le contesto:
"De nada, hombre, yo también voy hasta Durango, sube que te llevo".
El hombre se monta en la furgo, se abrocha el cinturón de seguridad y me dice:
-"Muchas gracias, de verdad, estaba haciendo auto-stop en la entrada de la Autopista de Gamarra pero ha parado la Ertzaintza y me ha dicho que ahí no podía estar y que me tenía que ir, y que por esta vez pasaba pero que eran 300 € de multa, que en las autovías no puede haber peatones y tal. Es que tengo que llegar a Donosti antes de que cierren el albergue, y he pensado que si me ponía en la entrada del autopista alguien podria llevarme hasta Eibar o igual más.
Pero como me han echado de allí, pues he venido andando hasta aquí a ver si alguien me paraba y me acercaba hasta Durango.
Es que si llego tarde al albergue me quedo sin cenar y tengo que dormir en la calle. Y por las noches ya hace frío".
Me he quedado de piedra al escucharle.
Todavía no me había puesto en marcha, le estaba mirando y cuando me ha devuelto la mirada he visto la tristeza y la amargura en sus ojos.
Nos incorporamos a la carretera, y hemos comenzado a hablar. Mejor dicho, le he hecho una pregunta acerca de su situación, le he comentado que me había sorprendido verle "haciendo dedo" y que he parado porque he pensado que podría estar en un apuro y necesitar ayuda.
Y me ha contado lo que le había pasado. Ha comenzado a hablar y me ha contado lo siguiente:
"Verás, yo soy de Orduña y tengo 59 años. Estudié Maestría Industrial y a los 18 años empecé a trabajar en una fábrica en mi pueblo. He trabajado en la misma fábrica más de 35 años, pero con la crisis, la fábrica cerró y nos quedamos todos en la calle, a mí me pillo con 55 años. Como a esta edad ya no te contrata nadie, estuve cobrando el paro hasta que se me acabó, y con el paro y unos ahorrillos que tenía pues podía ir pagando la hipoteca del piso y así iba tirando.
Pero cuando se me terminó el paro y los ahorros ya no pude pagar la hipoteca.
En seis meses, el Banco de Santander se quedó con mi casa, y yo en la calle. Me faltaban por pagar 30.000 €. Ya había pagado 125.000 €, pero al dejar de pagar seis meses, el Banco se quedó con el piso. Y como no tengo familia, ni dinero, ni sitio a donde ir, pues ando de albergue en albergue porque sólo puedo estar tres días al mes en cada albergue, porque estoy empadronado en Orduña, y para tener derecho a la plaza del albergue tienes que estar empadronado en Bilbao, o en Donosti, o en Gasteiz.."
Yo no me podía creer lo que estaba oyendo. Y le pregunto:
-"Pero habrás ido a los Servicios Sociales, tiene que haber ayudas para personas en tu situación!!"
Y me contesta, con mucha calma y con voz baja:
-"Si que he ido,sí. Estuve con la asistenta social del Ayuntamiento de Orduña, ella me dio la lista de los albergues municipales, sólo hay en las capitales. Cuando le conté lo que me había pasado, me dijo que solicitara la RGI, pero que como no tengo cargas familiares, ni mujer ni hijos ni padres ni nada, pues solo me corresponde el 30% de la RGI, una miseria, ya ves."
-"También hablé con un abogado del pueblo, le dije que no le podía pagar pero le pregunté si se podía hacer algo con lo del piso y el Santander, y me contestó que me olvidara del piso porque no lo iba a recuperar, pero que sí que me tendrían que devolver una parte de lo que ya había pagado. Que tasarían el piso y que, según el valor actual del mercado, me devolverían la parte proporcional de lo que yo ya había pagado. Pero que como el banco es poderoso y tienen su ejército de abogados, recurrirán las sentencias hasta el Tribunal Supremo y tardaré en cobrar lo que me quieran devolver por lo menos cuatro años. Y así estoy, después de 35 años cotizando, durmiendo nueve días al mes en los albergues y eso suponiendo que haya alguna plaza libre. El resto del mes en la calle y comiendo de lo que me dan."
Se me saltaban las lágrimas al oírle, no daba crédito a lo que me estaba contando.
-"No puede ser, pero si hay centros de acogida y eso.." - le comento-
-"Pues así es, amigo. Mira, el otro día en el albergue de Bilbao me dijeron que no quedaban plazas, les dije que a ver si por lo menos me podían dar algo de cenar, que llevaba todo el día sin comer, y me contestaron que tampoco, que las cenas eran de un servicio de catering y que tenían tantas cenas como camas, y que si me daban de cenar a mí, el que tenía la cama adjudicada se quedaría sin cenar. Así que me quede sin cenar y sin cama. El albergue estaba lleno de inmigrantes ¿sabes?. Es que los inmigrantes tienen más derechos que yo..
Esa noche fui a dormir a la estación de la Renfe, pero el Guarda de Seguridad me echó de allí cuando llegó el último tren porque la Estación cierra de noche, cuando no hay trenes.
Así que al final me senté en un banco de un parque, dando cabezadas. A las cuatro de la madrugada, una patrulla de la Policía me despertó y me pidió la documentación. Le dije que no era un delincuente, le di la documentación y le conté mi situación. Uno de ellos fue al Patrol a comprobarla o algo y, al volver, venia cagándose en Dios y en todos los Santos, me dijo que no me podía llevar al cuartel porque no estaba detenido ni nada, ni podía invitarme a cenar porque eran las 4 de la mañana y estaba todo cerrado. Me dió un billete de 20€ y me dijo que por la mañana, a las seis, abrían un bar allí cerca y que podría desayunar. Era un sargento de la Guardia Civil, de esos que llevan una boina verde.."
A estas alturas del relato, a mí la ira ya me estaba comiendo las entrañas.
Y el hombre seguía contando:
-"Yo no es que tenga nada contra los negros ni los moros o los rumanos, pero no puedo entender que después de 35 años, 5 meses y 10 días cotizados a la Seguridad Social, todos mis derechos sean a tres noches de cama por mes en un albergue y sin embargo los inmigrantes, sin papeles ni nada, sin haber cotizado ni un duro, puedan estar todo el tiempo que quieran. De verdad que no lo entiendo".
Joder, ni yo tampoco. Es que me parece surrealista, pensaba yo.
"Y así estoy ahora, amigo."- me decía el hombre-
"Menos mal que en el albergue de Gasteiz hay consigna y puedo dejar allí la mochila con la ropa un mes, y voy a Donosti con la única ropa limpia que me queda, y con una maquinilla de afeitar en el bolsillo, para poder asearme un poco. Pero tengo que llegar a Donosti antes de que cierren o me vuelvo a quedar en la calle y sin comer ni cenar, por que no tengo ni un céntimo. Así que gracias por llevarme a Durango, a ver si tengo suerte y me recoge alguien que vaya a Donosti y llego a tiempo al albergue.."
Llegamos a Durango, y yo ya llegaba tarde a una reunión de la empresa, pero la verdad es que en ese momento me la sudaba completamente.
Y me dice el hombre:
-"Bueno, pues muchas gracias, ya me puedes dejar por aquí donde quieras..."
Y le contesto yo:
"No te preocupes, mira, esto es lo que vamos a hacer"
Saqué mi cartera del bolso, miré lo que tenía y se lo puse en la mano. 22 euros con 60 céntimos. No tenía más.
-"Con esto te puedes pagar un menú del día y el billete del bus o del tren a Donosti. Si quieres te acerco a la parada del bus o a la Estación del tren, como prefieras".
Y el me contestó.
"Muchas gracias, amigo, pero prefiero que me dejes en la carretera, cerca de la autopista. Si alguien me lleva a Donosti, con estos 20 euros puedo comer tres días. Si no me lleva nadie, entonces cogeré el autobús. Pero tengo que llegar antes de que cierren el albergue..."
Se bajó de la furgo en la rotonda de acceso a la Autopista, y me volvió a dar las gracias, una vez más.
Yo me fui a la reunión de la empresa, con lágrimas en los ojos, el corazón roto y el alma rebosante de ira.
Y mientras llegaba a mi destino, iba pensando en que especie de mierda de país vivo, que acoge a los de fuera (que está muy bien) y excluye a los de casa (que con sus impuestos hacen que el de fuera tenga cena y cama, aunque para él no haya).
Tiene cojones el tema.
Aquí, cualquier día va a pasar algo muy gordo".

Moraleja de Per Bat: Ya está pasando, pero nos lo ocultan, porque estamos ciegos.

II PARTE

Como muchas de las "historias", el mismo autor nos narra la segunda parte el 3 de Diciembre, a las 18,25h., por el mismo medio que lo hizo en la primera. Al igual que la anterior, la copio  tal cual la ha escrito.
 
 "EL AUTOESTOPISTA (parte 2 y fin de la historia).
 
Me imagino que todos (o al menos, muchos) de mis contactos del Facebook tenéis aún en mente mi comentario del viernes 24 de Noviembre, en el que relataba mi encuentro con una persona a la que recogí en la carretera en Legutio y llevé hasta Durango, y lo que ésta persona me contó acerca de su dramática situación personal.
Pues bien, resulta que el relato en cuestión, gracias al alcance de las Redes Sociales, generó un verdadero aluvión de reacciones ( más de 9.000), ha sido compartido por más de 14.000 usuarios de Facebook y ha llegado a tener más de 4.000 comentarios, la inmensa mayoría de ellos solidarizándose con ésta persona, y ofreciendo su su ayuda y su colaboración desinteresada con el fin de encontrarle y, en la medida de lo posible, ayudar a paliar su situación.
He de comentar igualmente que también he tenido que leer, en el mismo hilo, otra serie de mensajes, alguno que otro verdaderamente desagradable y hasta ofensivo, en los que se me tachaba de fascista, xenófobo, ultraderechista, etc, etc...
No le daré mayor importancia a éstos últimos, ya que considero que todo el mundo es libre de expresar su opinión, y todas las opiniones deben ser respetadas, aunque personalmente no las comparta. Y, en todo caso, han sido comentarios de personas que no me conocen en absoluto, y que dejan claro que no han entendido para nada el transfondo del mensaje que, a través del post publicado, pretendía transmitir, que no era otro que la tremenda injusticia que, en mi opinión, se estaba cometiendo contra una persona que, tras más de 35 años cotizando a la Seguridad Social, y habiendo pagado las tres cuartas partes de la hipoteca de su vivienda, se veía en la calle, con una mano delante y otra detrás. O sea, abandonado por el Estado.
Dada la repercusión y la redifusión de mi post original (cosa que me tenía absolutamente alucinado), en cuestión de horas comencé a recibir por canales tanto públicos como privados innumerables mensajes de personas y entidades que, de una forma u otra, habían comenzado a trabajar de forma totalmente desinteresada para intentar localizar al protagonista del relato (bien mediante llamadas a los albergues, centros de acogida, comedores sociales, etc, bien mediante búsquedas en diversos Servicios Sociales y de atención a personas en estado de exclusión social), para poder así su ayuda de forma totalmente altruista y desinteresada.
He de agradecer desde aquí, a título personal y con toda sinceridad, a Marta Uriarte Blázquez y a Ainhoa Elu, a la plataforma "No eres de Orduña si..", a los Servicios Sociales y los Ayuntamientos de Orduña y de Amurrio, el IMPAGABLE TRABAJO REALIZADO en la búsqueda y localización de esta persona. Y a todas y cada una de las personas y organizaciones que se han implicado, de una u otra forma, en dicha búsqueda, a todos ellos, gracias de corazón.
Y como el trabajo y la dedicación, más pronto o más tarde, siempre terminan dando sus frutos, he aquí que, a pesar de no haber podido dar con su paradero, el trabajo de investigación realizado ha servido para, finalmente, no poner ni cara, ni ojos, ni nombre ni apellidos al "personaje" en cuestión.
Y digo "personaje", y no persona, porque el resultado de la búsqueda realizada con los pocos datos disponibles (datos que él me proporcionó durante el trayecto durante el cual me contó su historia), arrojó unos resultados que me han dejado, literalmente, clavado a la silla.
Resulta que el personaje en cuestión ha resultado ser un verdadero artista del engaño.
No sólo lo que me contó es del todo incierto, si no que además, la historia que cuenta (ahora dispongo de datos contrastados que demuestran que no soy el primero que la escucha) la tiene muy bien estudiada y preparada, con el objetivo de contársela a los incautos (como yo mismo) que se cruzan en su camino para provocar en ellos un sentimiento de lástima hacia él y su situación personal, de manera que te sientas solidarizado para con él y que, dentro de tus posibilidades, le prestes ayuda.
Económicamente hablando, claro.
Osea, sacarte la pasta que puedas llevar encima.
Lo que simple y llanamente se denomina un embaucador. O timador. O directamente, un caradura.
Vamos, un jeta.
Los que me conocéis personalmente, sabréis que mi decepción al constatar el engaño ha sido mayúscula. He necesitado reflexionar profundamente y tomarme mi tiempo para pensar cuál debería ser mi reacción ante este hecho, de forma que pudiera tomar una decisión correcta al respecto de lo acontecido con este personaje, que bien se aprovecha de la buena voluntad de las personas que, por azares de la vida, tienen la "fortuna" de cruzarse en su camino.
Y ésta es la razón por la que publico esta "segunda parte y final de la historia", la de poneros a todos/as sobre aviso de la clase de canalla que ha resultado ser éste personaje, por si alguien, alguna vez, tiene la suerte (o la desgracia) de encontrárselo en una carretera haciendo, una vez más, auto-stop para "llegar a tiempo al albergue".
P.D.
Que esta experiencia haya resultado un fiasco personal no va a cambiar mi forma de ser ni de pensar en absoluto. Prefiero ser solidario y llevarme una decepción tan amarga como la que he vivido, que no dejar de ayudar (dentro de mis posibilidades) a quien esté pasando penurias.
Que bastante jodida es la vida ya...
Y a tod@s l@s que me enviáis solicitudes de amistad, disculpad que os rechace, yo sólo acepto solicitudes de quien conozco de verdad, es decir, personalmente.
Gracias por todo, a tod@s"

La opinión de Per Bat:  En esta "película" hay muchos actores. Es la historia de la vida. Y yo, a través de este comentario, también soy uno de ellos. Valiente el protagonista "bueno". Quizás necesario también el pícaro. Es la España de siempre. Gracias Niko Castrillo, por escribirla entera. Ha merecido la pena leerla y trasmitirla.  Cada lector que saque sus conclusiones.
 
 

martes, 5 de septiembre de 2017

35 - CAMINO DEL BAJO ARAGON: ALCORISA - ZARAGOZA, 140 Kms.

EL ACERCAMIENTO

Martes, 5. Esta tarde a las 16 h, mi hijo me deja en Andorra, en su subida vacacional corta en autocaravana. del Mediterráneo al Cantábrico. En mi reciente camino invernal del 2017, conocí y confraternizamos tres etapas, con otro "monstruo" de los peregrinos curtidos  y veteranos, Rafael Martine Perpiñan. Sus numerosos caminos andando y responsabilidades directivas lo avalan. De Andorra a Alcorisa, ya nos arreglaremos. Intentaré convencerle para hacer juntos esa media etapa de la tarde hasta su pueblo del alma, Andorra. En todo caso, en mi Camino de hoy, manda él.

El Camino del Bajo Aragón, así como tal nombre, me parece muy corto para mi estilo. Pero añadiéndole algo, el tramo del Ebro que sigue hasta Zaragoza, aunque ya lo repita,  me cubre para un paseo de tres o cuatro jornadas. El sábado a la noche quiero estar de nuevo en Peñiscola con mi compañera de siempre. Ella es uno de los motores de mis Caminos.

La imagen puede contener: una o varias personas, calzado y exterior

Nota. Es difícl que en este Camino pueda continuar día a día la elaboración de esta entrada. Os emplazo a la semana próxima a visitarla ya terminada. Muchas gracias.

NOTA BREVE Y DE URGENCIA - Sabado 9. 22 h.

A las 0,30 h. de hoy ha terminado mi 35º Camino. Extenuado. 19 horas después ya me encuentro recuperado, física y mentalmente. Simplemente... descansando y durmiendo un poco más, comiendo y  estando con mi compañera. No necesito más medicinas ni fármacos.  Y mi tensión está perfecta. Así lo acabo de informar en mi face Per Bat. Pronto completaré esta entrada con texto y fotos suficientes, con mi habitual estilo.

"VIAJAR/AVENTUREAR: SABER IR, VOLVER Y CONTARLO
Ayer, 19 horas a tope... y a las 24 h. no habia terminado mi jornada. A la 1 h. de hoy he caído en mi cama de Peñíscola, extenuado como casi no recuerdo. A los 34 kms.a pie Fuentes de Ebro-Zaragoza Intermodal, a las 15,30 comienzo otra "etapa" más dura aún... el regreso. El día, la tarde, los lugares y mi objetivo... me hacen pasar un infierno. Atravieso Zaragoza y Tarragona (dos veces) a pie y Lleida en AVE... las comunicaciones wiffi-telefonicas, al igual que el transporte público interurbano, también están petadas. No hay información fiable y/o suficiente"

1ª ETAPA (Media Jornada): ALCORISA - ANDORRA, 16 Kms.

La previsión en Andorra se cumple, con sólo media hora de retraso.  Rafa hoy no puede acompañarme a pie, pero me lleva a Alcorisa en  automóvil y me cuenta las "penas" de esta corta etapa. Quedamos en vernos de nuevo a las 20,30 h. en la Ermita Romanica del Pilar, tras el descenso del Santuario y amplia área de recreo de San Macario, el pulmón más verde de la Andorra actual.

La salida de Alcorisa, el camino, las piedras y el polvo no son buen alimento para los pies ni para la vista. Hay almendros, pero no necesito comida. La de Peñiscola a las 13 h. ha sido la idonea para esta pequeña caminata prevista para hoy. La frescura de mi ánimo me lleva contento y disfrutando.
La puesta del sol, que hoy disfruto a las 20,20 h., siempre me atrae.

Desde las 17 h. en punto, camino y charlo hasta las 20,50 h, que mi coperegrino me espera puntual. La sequía y monotonía del recorrido no lo hacen muy recomendable. Un pastor marroquí cuidando unas 2000 ovejas merinas es la mayor vida con que me encuentro y veo pero de lejos. Un antiguo habitador de esta zona, con masía ya derruida, trabaja de albañil arreglando la única acequia-acuifero que encuentro y del que bebo. Prolongo la charla con él, que luego le hace esperar a Rafael. La puesta del sol, como las salidas, la disfrutaré todos los días.... caminando.



 San Macario, el peregrino y Andorrra, el otro peregrino, el de Andorra, y el románico del Pilar... cuando anochece a mi llegada.



Detrás de un gran hombre (y a veces delante) hay una gran mujer... y como consecuencia una gran familia. Esta tarde noche lo vivo, lo puedo certificar. De 21,30 a 1 h, en el saludo sencillo, en la cena, en la sobremesa en la terraza - la luna llena es testigo - la conversación abierta y viva es muy agradable para mí. Una casa, una familia... grande y muy viva. Nos sentamos doce a la mesa, todos interesantes.


2ª ETAPA (Mañana y tarde) - ANDORRA - LECERA, 50 kms.

En esta segunda jornada hago dos etapas muy diferentes. La de la mañana, acompañado del "maestro" de peregrinos Rafael Martine Perpiñán, mi anfitrión desde las 16,30 h. de ayer hasta las de hoy. Entretenida, vistosa, preguntando y escuchando. La de la tarde, solitario, casi perdido, sin referencias ni flechas, sólo guiándome por el sol. Acabo los casi 30 kms. de noche en el pueblo equivocado.
A las 8,30 h. tengo a la vista las minas de Andorra que dieron su fruto durante varias décadas y que propiciaron la Central Térmica que revitalizó el pueblo, hoy con riqueza a la vista y 7.500 habitantes de hecho.
Salimos a las 8 h. puntuales, como quedamos anoche. Desayunados de manera escueta y rápida. Es el estilo de ambos. El camino nos dará algún fruto de setiembre para media mañana. Rafael me va contando todas las historias de la zona y del Camino. No me corto en preguntarle. Y le escucho muy interesado. Compruebo que sabe mucho. No en vano le "ficharon" para un puesto importante en la Térmica, va a hacer 40 años. Y cambió Madrid por un pueblo, entonces perdido en Teruel. Y en 1996, que ya llevaba en la mochila el Camino Francés y mucho más, fue (y sigue activo en ella) el alma creadora de la Asociación de Amigos de los Caminos de Santiago San Macario de Andorra. Ha "lidiado" mucho en la vida.
Entre Alcorisa y Albalate, la señalización del Camino es excelente. Hay  auténticas obras de arte. Este Rafael no sólo fue el primer balizador, brocha y caldero de pintura amarilla en mano, sino que encontró a los "amigos" artistas  que las hicieron y colocaron con él. Pasamos por varias. No dudo de la inversión dineraria a fondo perdido que ha realizado. Los saludos en el pueblo y en Albalate me lo confirman. La semilla ha fructificado. La cultura ahí está, como tantas veces, gracias al esfuerzo de unos pocos.
El trazado de esta etapa mañanera de 20 kms. va por unas zonas variadas, con cañones y barrancos de mucha belleza, con el Rio Martín al lado en sus últimos kilómetros, que nos proporciona la fruta esperada en sus fértiles huertos.

A las 13 h. llegamos a Albalate del Arzobispo. Curiosa historia, que este pequeño pueblo fuera la cabeza de un arzobispado. El palacio en lo mas alto del pueblo, aparentemente perfectamente conservado, también marca el poder acaparador terrenal de esa Iglesia que cuenta otros cuentos-mentiras. Comemos en el Agustín, que parece lo mejor en la hostelería de aquí. En seguida llega en coche su amigo Pepe a rescatarle. El almuerzo y la sobremesa de los tres, extraordinaria, se prorroga hasta las 16,30 h.
Nuestra entrada a las 13 h., tras atravesar el Rio Martin, es así de natural y de espectacular. Los feriantes  ya recogen sus "chiringuitos" porque el calor aprieta e invita más a tomar una caña fresca de cerveza. Arriba a la derecha, el palacio del Arzobispo.

La tarde va a ser las antípodas de la mañana. A sufrir. Pero considero que es bueno pasar por esto. "No sigas las flechas amarillas, no vayas a Lécera, que das mucha vuelta", me indica el maestro. Salgo enseguida del asfalto por su izquierda. El laberinto de caminos para las numerosa fincas, de cultivo, de canteras, de explotaciones de no sé que, es inmenso. En todos los cruces, miro al sol a ver por donde camina al oeste.


"Encontrarás dos charcas. No bebas. Lleva mucha agua..."
Dos charcas, una máquina ampliando camino, una cantera, ruinas de algunas masías. Ningún ser viviente, ni pájaros ni culebras. Me apaño bien con el litro de agua cargado, y me va a sobrar. Al anochecer pillo una carretera con algo de tráfico y sin indicadores que me sirvan. Tiro a la izquierda, que es por donde he visto meterse el sol hace media hora. Una torre de iglesia muy lejana, me aparece y desaparece. "Belchite", pienso. Pero cuando me acerco mas no veo ruinas.  Cuando entro al bar, a las 21,45 h., me miran como a un extraterrestre. Tras el saludo obligado y educado, al preguntar que pueblo es... aún se mosquean más. "Lecera"

El que dice tener la llave de la iglesia, se contradice, no sé si me toma el pelo o está un poco bebido y se crece porque tiene dos chicas con él. Me va a marear un rato. Aguanto, que estoy en su "casa" y en sus "manos".  "El cura tiene 60 camas, pero está de vacaciones" . No podré alabar la hospitalidad de este pueblo de campesinos con una iglesia y torre espectaculares. Sólo tengo para elegir entre dos cajeros automáticos.  Quizás estrene noche en uno de ellos. No duermo, pero sí descanso. Por aquí no pasan  ni los sintecho.

Lécera, torre de Santa Magdalena.


Tras escribir esta experiencia, al buscar en  internet una foto para decorar un poco mi "amargo" escrito, no me sorprende que haya sido un pueblo con historia, riqueza, cultura y posibilidades.  Así es la vida y el camino. Y así son algunas noches de los caminantes. Que cada lector saque sus conclusiones.

3ª ETAPA: LECERA - FUENTES DE EBRO, 44 Kms.

Hubiera salido a andar de noche, pero aguanto hasta las 7 h., que abren el bar de la gasolinera, a las afueras del pueblo. Los 13 kms. a Belchite son de asfalto ya previsto. Los camino con alegría, saco con rabia fuerzas de la flaqueza, de mis errores. Casi siempre lo consigo. Llegaré.

Belchite es el monumento natural a la barbarie de una guerra entre hermanos que duró más de tres años y que ha dejado heridas incurables. Desde este amanecer, caminaré las dos jornadas enteras, cubierto con chubsquero y gorro, que me defenderán del calor y del viento a veces cierzo cortante.



De 10,30 a 12 h. disfrutaré de una experiencia no programada, pero que en los caminos como en la vida, he tenido muchas y seguiré teniéndolas. Estoy convencido de que mi carácter muy abierto me ha dado y seguirá dando miles de satisfacciones y aciertos. Mario es un chófer de una conocida empresa de autobuses española. Ha dejado a una excursión que vea Belchite en dos horas y va a desayunar. Colombiano, de 53 años, hay mucho mundo y vida dentro de su cabeza. Los dos hemos pasado juntos un agradable encuentro en el bar, con la mesa, el bocado y sabor del café  como testigos. A las 22, 41 h. en el avance diario de urgencia en mi Facebook, lo resumo así:

Atravieso el desierto. Y además "tocado" de la jornada y noche anterior. Belchite-Mediana, 20 kms. de asfalto rectilíneo, de 12 a 17,30 h. Y ha habido mas. Un día de espinas y rosas... me quedo con las segundas, Mario y Yolanda se llaman.

En el párrafo  anterior en cursiva ya están resumidas mis siguientes horas.  Añado que ha sido el "desierto" mas largo y a peor hora que he atravesado en mi vida. La entrada a Mediana, en principio, aún fue m decepcionante.  "Son las eras que ya no se usan", me dice la que me abre el cielo unos minutos después. Una farmacia me certifica que estoy en un buen pueblo. Yolanda, su auxiliar farmacéutica, me recibe con una sonrisa continuada, me proporciona agua, me pesa la mochila, hablamos largo rato. Mario y Yolanda  son mis dos ángeles del camino de esta jornada.

En la charla no todo son buenas noticias. "Tienes que continuar hasta Fuentes de Ebro, 9 kms... porque aquí no hay nada para dormir". Pero hay maneras de decirlo que me inyectan nuevos ánimos. Cuando sales del "infierno"... el paseo de dos horas hasta Fuentes ya me parece un  purgatorio camino del cielo.




 Llego a Fuentes justo para ver la  salida de la luna por encima de los tejados, desde mi cama. Antes estoy con el cura: "Hay albergue parroquial, pero cerrado hace cinco años por razones de legislación..." Al hostal que me envía, casi todo es moderno y correcto. Me atiende y lo trabaja el propietario Carlos (36). El wiffi tampoco va a funcionar lo bien que él presume... y así se lo digo en el desayuno, lo que me agradece.

Y aquí ha terminado mi parte del Camino, ya homologada como Camino del Bajo Aragón. Mañana me meteré en el del Ebro, en una etapa hasta Zaragoza que ya repito. Pero me esperan nuevas aventuras, no todas deseables.
4ª ETAPA (Media Jornada): FUENTES DE EBRO - ZARAGOZA, 30 Kms.
El recuerdo anterior que mantengo, es que este Camino está bien marcado con flechas amarillas. Aunque en parte lo mantengo, diré que la coincidencia parcial con la GR 99 me hace desviarme a veces, haciendo algún km. de más, por el frescor y la necesidad mental que tengo de ver agua y esa ribera siempre  interesante del río que ha dado el nombre a esta península.

Esta mañana, hasta las 10 h. el pedregoso camino rural es de un ir y venir de tractores y cacharros agrícolas, que ,me empolvan un poco. Pero el intruso soy yo. Y admiro demasiado al sector primario y a sus trabajadores, como para no disfrutar un montón. También las cigüeñas nos acompañan, para buscarse el bocado tras el corte de la hierba.
 Las indicaciones son buenas. Aunque a partir de La Cartuja, pregunto con frecuencia por mi objetivo directo, la Intermodal de Zaragoza.
El peregrino, la ribera y el Ebro. El final está cerca.
Los galachos del Ebro me parecen de gran belleza. Pero en el barrio de la capital zaragozana de La Cartuja Baja, se encuentran al menos dos maravillas que me interesas, que no por conocidas dejaré de dedicarles  las horas finales de mi mañana. Los Galachos de la Cartuja y.... "La Cartuja de la Inmaculada Concepción, también denominada Cartuja de Miraflores, está ubicada en el barrio zaragozano de la Cartuja Baja. Fue la última Cartuja construida en España y sigue el modelo tipológico fijado por esta orden monástica en el siglo XVI". De nuevo la encuentro cerrada, como suponía.




A mediodía solar llego a La Cartuja. Aquí termino mi reportaje fotográfico y el disfrute en mi Camino. El esprín hasta la Intermodal  para pillar un regreso rápido, me centra más en la velocidad que en la contemplación de una ciudad que ya conozco desde hace tiempo.
LA ODISEA DEL REGRESO

Considero que no ha lugar, dedicar largo espacio a contar esta "parte" del Camino. Porque ya no la veo como tal, ni sumo sus kilómetros andando.  Unas cuantas horas después de mi llegada a casa, en el Mediterráneo, ya en la calma de sentirme recuperado, hago el siguiente resumen en mi facebook.

VIAJAR/AVENTUREAR: SABER IR, VOLVER Y CONTARLO
Ayer, 19 horas a tope... y a las 24 h. no habñia terminado mi jornada. A la 1 h. de hoy he caído en mi cama de Peñíscola, extenuado como casi no recuerdo. A los 34 kms.a pie Fuentes de Ebro-Zaragoza Intermodal, a las 15,30 comienzo otra "etapa" más dura aún... el regreso. El día, la tarde, los lugares y mi objetivo... me hacen pasar un infierno. Atravieso Zaragoza y Tarragona (dos veces) a pie y Lleida en AVE... las comunicaciones wiffi-telefonicas, al igual que el transporte público interurbano, también están petadas. No hay información fiable y/o suficiente.
Mi 35º Camino ya está en Mis Memorias.

El Camino y la vida siguen. Mis capítulos continuarán. "55 Caminos Diferentes" será una obra que quizás me cueste 63 años escribirla. Amén.



jueves, 22 de junio de 2017

34 - VIA VERDE DE OJOS NEGROS (TERUEL-SAGUNTO), 149 Kms.


De éste, que hace mi número 34 (desde 1965) tengo dudas de su nombre.  Si desde el  Enlace diariosdeperegrinos.hol.es  consideran que es digno de ser incluido en su importante recopilación... desde 1139, el Codex Calixtinus de Aymeric Picaud, seguro que le aplicarán el nombre más idóneo para la historia.

Miércoles, 14 de Junio de 2017
 
1ª Etapa: PEÑISCOLA - BENICARLO - TERUEL - LA PUEBLA DE VALVERDE,  40 Kms.

A las 5,30 h. salgo de noche andando, desde mi residencia de verano,  a recorrer los 7 kms. que me separan de la Estación ferrocarril en Benicarló. Es bonito y hasta ilusionante caminar viendo el mar, el amanecer, la playa desnuda, y hasta las zonas turísticas y vips, como los arrabales con sus realidades. Las gentes que hacen deporte, los que inician la jornada laboral, los  morenos originairos de allende las fronteras y mares que ya deambulan buscando sí se qué...

5,53 h. La playa está desnuda y el tobogán espera a los niños. El peregrino disfruta caminando antes del amanecer.

Un pequeño error, me va a causar consecuencias importantes, de mucho sufrimiento físico y mental. Un alambre muy fino, casi invisible, a las 6,55 h. me corta el paso y marca bruscamente a la altura de mis  partes más sensibles, tirándome de bruces entre hierbajos pedregosos, cuando intento acortar distancias corriendo a la estación. Lo de menos va a ser el enorme moratón que me sale en la ingle y junto a los testículos, y que  podré enseñar varios días después a amigas y curiosos, comentando los chascarrillos del caminante, para su inmediato carcajeo. Pero la "cosa" no queda ahí... ni en la caída aparatosa, ni en las preguntas maliciosas de las "amigas"... Cojo bien el tren de las 7,11 h. a Sagunto, tras charlar un rato breve con el Jefe de Estación, viejo conocido, que me reconoce, y que me sigue en mis "aventuras" vía estos blogs    http://peregrinopatxi.blogspot.com.es/ y http://loscaminosdeperbat.blogspot.com.es/.

6, 25 h.  La iglesia de San Bartolomé, de Benicarló, con su hexagonal erguida torre separada, da grandeza y   estilo propio al pueblo hoy de las alcachofas. Adaptadas de culturas anteriores que permanecieron centurias de años y que dieron hasta  el nombre a la villa... "hijo de Carlo"..


En Sagunto, en principio tengo más de hora y media de espera para coger otro regional a Teruel. Pero se va a convertir en casi  cinco interminables horas.  Con el retraso de casi media hora, el golpe de calor que me da en la espera... se me escapa el siguiente convoy a las  aprox. 10,25 h. Las atenciones humanas de los profesionales del recinto son las idóneas. Pero del funcionamiento en la práctica de Renfe... otra vez más, tercermundista. Siento tener que escribirlo así, pero lo vengo sufriendo demasiadas veces. Y sin entrar en más detalles, de Barracas a Teruel nos llevan en bus. A las 3 de la tarde piso Teruel, cuando el mercurio quema a 38º.


Casi cinco horas de espera en la Estacion Renfe de Sagunto. De haberlo sabido, me hubiera sobrado tiempo hasta para volver a recorrer a pie su castillo, como lo hiciera en 1974, acompañado con mi recién estrenada esposa. Este bello panel está en su estación, en azulejo de la zona. Su calidad y conservación me parecen muy buenas.
Teruel 15,02 h. 38º. Aquí y ahora empieza mi aventura de hoy, aparentemente la de verdad, tras colocar a cero el cuenta pasos de mi reloj que hoy estreno. Porque los 7 kms. del amanecer  sólo han sido un prólogo... (que a la postre, es de donde va a partir la causa de mi mayor sufrimiento).


A caminar. A buscar la Vía Verde... que pocos saben de ella y me orientan bien, y por  contra, me entretienen con vaguedades y contrapreguntas improcedentes  Una línea rojiza oscura se va dibujando donde termina mi pierna izquierda. No quiero mirar hasta donde se me prolonga por la derecha. Un leve pinchazo me empieza a incordiar en mi pecho derecho. Atravesar la casi más pequeña de las ciudades del planeta, con un  inesperado sol/calor abrasador y con  más de tres horas de retraso sobre mis previsiones iniciales, rompe más que un poco al más sufridor y planificador de aventuras como el que os las cuenta.

La tarde va a ser larga, inmensamente larga, casi interminable. Calculo andar unos 33 kilómetros hasta las 22,30 h. en el área de camiones turolense Javalambre, junto a la autovía y a 3 kms.del centro del viejo pueblo  La Puebla  de Valverde. A las 23,30, sólo,  medio metido en el saco por el aún agobiante calor, veo encima un cuadro azul intenso e inmenso con millones de estrellas. La constelación de la Osa Mayor, parece que me protege justo encima. El suelo está muy duro. No me puedo dar la vuelta.

A las 8,38 h, anticipaba en mi facebook... este adelanto de la jornada. Por este medio, escaparateo en la actualidad mis "aventuras"... que amplío, si las considero de algún interés, en mis diferentes blogs. 

UNA JORNADA ACTIVA DE 19 HORAS
 
De 5,30 a 7,00 h. ya camino rápido, viendo y retratando el cálido (22º) amanecer. Colores a las 6,33 h. en Benicarló.  Un tren a las 7,11 h. a Sagunto, otro a las 9,50 me dejará a las 11,56 en Teruel. A caminar de nuevo, ahora para bajar de los Montes de Teruel y la Minería de Ojos Negros... a pie, bajo el sol calentador aragonés hasta el Mediterráneo en Puerto Sagunto... reviviendo en mi imaginación aquel caballo de hierro, ferrocarril lo llamaron, que bajaba el oro negro durante más de medio siglo, no hace tantas décadas. Tres días y medio igual me bastan. La luz en junio está de mi parte. Desde mi saco, en la naturaleza, contaré las estrellas... para luego explicárselo a mis jóvenes nietas.

En este Camino, encontrar agua y caminar siempre con una amplia reserva de ella, aunque sea en caldo caliente, lo considero más importante que encontrar el propio camino, que va a tener muchos cortes, y en consecuencia extravíos para mí. Al atravesar la ciudad, ya de salida, la Plaza del Torico  es ya  vieja conocida mía. Tras  beber, mojarme la cabeza y rellenar botella pequeña,  otros dos jóvenes se zambullen bastante más.

16,15 h. Sigo buscando la "vía verde". Quema el suelo.
17,10 h. Fuente Cerrada... es una referencia obligada y una necesidad perentoria para beber y cargar.



 
En la soledad, sin portear  máquinas/documentos que "te lo dicen todo", yo camino siempre haciéndole trabajar a mi cerebro, en la búsqueda, en la orientación... Por eso, en  cada pequeño objetivo conseguido, mi satisfacción
es grande. A las 18,15 y 18,25 h, retrato la llegada al encuentro con la "vía verde" y el primer kilómetro andando en ella. Tampoco será un camino continuo ni continuado por mí. En cruceros y tramos comunes con coches y otros de dudosa y difícil continuidad, tendré buenas ocasiones para desviarme/equivocarme... y para mi desgracia, esto último bien que lo conseguiré.
 

Jueves, 16 de Junio de 2017
 
2ª Etapa : AREA CAMIONES JAVALAMBRE (LA PUEBLA) - BARRACAS (V), 55 Kms.  

Orinar desde mi "cama", suponiendo que va ser menos esfuerzo que levantarme, es una nueva prueba que nunca había practicado. Y la supero sin mojarme. Descansar tumbado de cubito supino seis horas, ya me parece suficiente. Así que me levanto de noche, me aseo, desayuno en la cafetería y a las 6,20 ya meto en  face la primera crónica del día, escueta, de mi doliente estado.
 
AYER FORCE Y SUFRI
Aposté muy fuerte por mí mismo. Los dioses no estuvieron de mi parte. De 5,30 a 23,30 h, cientos de kms. de aventuras y desventuras, esperas y desesperas, 40 a pie... los 38º de Teruel a las 15 h... no fue lo peor... Hay un golpe muscular costillar más preocupante. Hoy, la etapa será decisiva. Salgo 6,30... calor!
 
A las 6,30 h. ya estoy andando. La Puebla, El Ventorrillo... voy por la vieja carretera nacional, totalmente vacía. Sólo aparece una patrulla de la G.C., me para, charlamos casi distendidamente... y me recomiendan que busque la "vía verde", lo que hago de inmediato metiéndome por pistas de tierra.
 
6,40 h. Dejo a mi izquierda La Puebla de Valverde. Camino por la antigua N-234, totalmente solitaria.
La Vía Verde está muy deteriorada, no es continua, todos los túneles sin luz, constantes desprendimientos de piedras, desperdigadas por el firme en su mayor parte asfaltado hace demasiadas décadas, la  información  es insuficiente. A las 9,30 h. encuentro este "área de servicio", que será el mejor que veré en toda la tierra turolense. Hay un pozo aljibe, muy profundo, pero cerrado en su boca con reja muy tupida, que no consigo ni meter una piedrita para oír  si hay algo de agua en el fondo. Descansar aquí... más bien cansa y desanima. Así que, tras las fotos para documentar este "viaje"... marcho corriendo. Si esto no mejora, y no va a mejorar, no es prudente recomendar esta "vía", ni en bici ni andando. O la arreglan... o que la cierren.
 
Mi opinión y fotos puntuales no deben vaciar el contenido de la historia inicial de este mi nuevo reto. Os transcribo "su historia"... copiándola de los carteles informativos en los que me entretengo a descansar y culturizarme.
 
A las 21,02 h. de ayer, tocaba el techo más alto de este Camino, en el Puerto de Escandón. También para el ferrocarril minero, ideado y realizado por el prócer e industrial vasco  De la Sota fue la cota máxima a salvar. Desde 2007 a 2087 duró sus historia minera, con 205 kms. de vía, de los que unos 160 se han recuperado para vía verde. 



 
Apenas queda rastro de las antiguas estaciones, que se hicieron lejos de los pueblos, bordeándolos por donde fuera preciso para no estropear su agro productivo. En la reciente actualidad y desde hace una década, en casi toda la provincia de Teruel, el "Estado" no se ha privado de hacer movimientos de tierra de enormes dimensiones, simplemente para vías de comunicación  (férreas y asfálticas) rápidas, con lo que ya ha conseguido que Teruel no exista (todo y todos pasan de largo). El jamón de Teruel, también tiene los días contados, porque ya no queda comida ni espacio para los cerdos.
 
En Sarrión me meto al pueblo a las 10,30 h. Un municipio de unos 1000 habitantes -me dicen- no hay donde tomar un café. Hombre y mujer, de unos 75/80 toman la sombra en un viejo banco de tabla recostados a una cabaña. No hablan. Intento el diálogo. Qué difícil. Me rehúyen. El colmo de mi intrusismo parece llegarles cuando les pido permiso para  una foto. Les tengo que pedir mil perdones y escaparme lentamente. No veo más almas. Al menos la vieja fuente del pueblo, me recompensa, porque aún no ha sido "sacrificada" en aras al modernismo. En las afueras, las excavadoras revuelven muchas toneladas y hectáreas de tierras y montes. Parece como si estuvieran fabricando polvo para que invada la atmósfera. Quiero escapar rápido de aquel agobio. Lo hago por el túnel, fresco sí, pero sin luz en más de medio kilómetro. El peregrino aprende. El peregrino sufre viendo como se destruye Teruel. Desde Barracas a Teruel no funciona el tren. Dicen que están "mejorando la vía". Lo que yo veo es otra cosa.
 


 Va a haber suerte. Hoy me va a tocar comer de fundamento. Tras dos intentos fallidos en pueblos, que van a ganar si no les nombro. Porque en Teruel a veces, algunas veces, hay lugares para comer... y hasta con aire acondicionado, buena cocina y wiffi. ·"Son 12 euros".  Sin jugar a futurólogo... es fácil adivinar que tendrán que cerrar cuando acaben esas obras gigantes de infraestructura que generan unos cuantos puestos de trabajo.
 
La tarde, la empiezo a caminar tarde. 16,45 h. carretera a Barracas. Truena, huele a tormenta de verano. Casi la deseo, aunque ya he cargado agua en abundancia de nuevo. Serán cuatro gotas, poco antes de entrar al pueblo de destino. Son las 20,30 h. y calculo haber pasado de los 50 kms.... así a ojo de horas y cansancio. Me sigue doliendo mucho el pecho. Desde casa me riñen... con toda la razón. Esa info de las 6,20 por face... los "seguidores" me recriminan... "retírate". Pero yo, que defiendo y practico lo de que todos estamos drogados de algo, uso al pícaro que también llevo dentro  e informo  a mi conveniencia por Facebook...
 
EL DIA "MALO" YA PASO.
Entradas cortas y a horas "raras" pueden preocupar. En todo "corredor de fondo" hay un día malo... lo he dicho... es el que más te enseña.  Así que... quiero muchos más días "malos"... Hoy, ya curtido, me va todo bien! Ah... gracias/eskerrik asko... por cómo os noto que me empujáis!.
 

La imagen puede contener: una persona, gafas de sol, exterior y naturaleza

Verdad o... mentira necesaria? Pues... igual de todo un poco... y para no preocupar a los me aprecian y quieren.
 
Y en el Hostal de Barracas, tras confirmarme el veterano hostelero que por aquí no pasa ni dios caminando... informo de nuevo, y esto sí es verdad cien por cien, aunque no cuento todo lo que me pasa, como la dificultad para el aseo en la veterana amplia bañera y darme la vuelta en la cama. El pecho me sigue doliendo y va en incremento. La ilusión de haber terminado la segunda difícil y larga etapa con este "premio" del hostal, me hace crecerme. "Tengo que terminar mañana"... ahí pongo mi objetivo, minutos antes de que el sueño me lleve por fin a su mundo, a las 10,30 de la incipiente noche. En la calle llueve. Los truenos se han alejado, pero se oyen esporádicos allende otros lugares.

NOCHE EN BARRACAS (V) LLEGADA LLOVIENDO.
La meteo hoy amenazaba explotar. Poco mas que ruido.   A mí me ha dejado alcanzar el objetivo previsto. Ni rastro de peregrino andante... y eso que camino a la contra y todo el día. Pues si a mitad de junio no anda nadie... Esto de homologar Caminos... otra de tantas?

Viernes,16 de Junio de 2017

3ª Etapa: BARRACAS - SAGUNTO,  54 Kms.

Creo que es de justicia, y además es mi estilo, positivizar/agradecer a quien me trata bien en los Caminos. Al Hostal Norte, por su hospitalidad, simpatía y relación calidad-precio, les doy un "notable". Por 20 euros, dormir y desayunar en habitación individual y completa, ya firmo ahora mismo para todo el resto de mis Caminos. Sólo les falla el wiffi, pero eso ya lo tengo asumido en toda esta zona, lo que me hace perder mucho tiempo.

Andando a las 6,50 h. "Mejor que vaya por la Nacional vieja, porque la Vía Minera  (ahora en Valencia se llama así) da mucha vuelta, 10 kms. más a Segorbe". Cuando a las 8 en punto llego a El Toro y pregunto... voy mal, a la contra, camino de Teruel. Los errores, una vez más, pillados a tiempo, pueden hasta arreglarme la mañana. Porque Juanjo Lull, 24 años, el mecánico que va  a trabajar, me llevará encantado. "Te dedicaré unas líneas en mis escritos", nos despedimos en Segorbe. Es otro de los "ángeles" que encuentro en mis aventuras.
A las 18,44 h, de ayer, despido Aragón. Cambia el nombre en la C. Valenciana. Y algo la estructura. Si desandamos el camino, por la vía antaño de hierro, siempre habrá 117 kms. 
 
19,28 h. En la mejora de estructuras valencianas, poco más que esta atractiva área, que sí me tienta a quedarme a hacer noche... porque llueve un poco y amenaza hacerlo mucho más. Pero, sigo.
  

Llegar a las 8,55 h. a la Estación de Segorbe, me da la "seguridad" de que hoy termino la odisea y llego a sorprender a mi compañera, cenando  en casa con ella. Pero, cuidado peregrino, que te queda mucho camino y día por delante. No cuentes la victoria que no existe, y ni siquiera el final positivo de este reto.
 
Tras dejar atrás Segorbe, una de las autofotos me gusta. Como terapia de descanso y autoanimación, preparo y meto en mi humilde "celular" esto, para meterlo en face cuando llegue a Sagunto.

"MORALEJA TRAS MI 34 CAMINO DIFERENTE CON 38/40º EN JUNIO 2017, EN ESPAÑA.
Objetivo cumplido. Una nueva lección aprendida. Con la mano en el corazón, la sonrisa como identidad, el cerebro bien pensante y con 5 kilos efímeros/ perecederos/cambiantes en mi espalda... no ha sido un camino fácil. En este planeta, cada día se nos priva, prohibe, aleja más de lo natural, como caminar a pie grandes distancias, andar descalzo o desnudo... o simplemente beber agua de un charco...
Dejarme que siga soñando en terminar la vuelta a la Tierra andando. El que no sueña, no vive. Y no quiero ser un muerto en vida. Me revelo a que "piensen" por mí. O... ya está prohibido pensar? Pues... probaré en otro planeta!"


Luego, no la subiré hasta las 19,44 h. del sábado 17... cosas del wiffi. Tendrá una buena acogida para mis seguidores, con buenos "piropos", que ni al más humilde, que no seré yo, le disgustan.

Pero, volviendo al Camino... me queda otra jornada muy difícil, sólo aliviada porque... ya estoy cerca y el reloj me dice que hay tiempo.


Camino de estas guisas... por asfalto, arena, tierras movidas y monte de vegetación pinchante. Tras acabarse la "vía minera",  me deja tirado  sin marcar camino... una pila de kilómetros. La antigua "nacional" se corta por todas partes. Me mete en autovía, en fincas privadas, en una de naranjas que al menos me alimenta, en otra nave dentro de los enormes naranjos que me facilitan agua, encuentro  un escape de agua de no se donde que me refresca y bebo... salto vallas...  el anuncio de una playa... joder pero es una urbanización en la montaña...  la odisea hasta las 19,35 h. que por fin entro en Sagunto... es de colores y de blanco y negro a la vez. En Bilbao, decimos que "es la hostia".


Y voy a terminar el reportaje de fotos con estas  de las 14,24 y de las 15,07 h. Son sólo dos momentos de los últimos kilómetros por la vía minera, cuando el sol me abrasa. Una  caseta en ruina me proporciona unos minutos de descanso en su interno frescor. Unos nísperos silvestres me proporcionan un poco de sombra y comerme media docena de sus frutos. Este es el Camino de un peregrino sufridor... que  de nuevo  conseguirá su reto, el objetivo planificado... y hasta mejorarlo con creces en distancias, sufrimientos y bajando los tiempos.

En Sagunto, me toca de nuevo larga espera al Regional  a Benicarló. En el tren sigo "trabajando". Reviso la novedad que he introducido en este Camino, un reloj que me marca varias "cosas". El cuentapasos me dice que he andado 149 kilómetros. J... yo no esperaba tantos... pero tampoco esperaba perderme tantas veces... ni tanto calor... ni tanto dolor... ni tan pocas personas... ni rastro de peregrinos...

A las 22 h. el abrazo con Manoli y Dulce, que me esperan puntuales en la Estación, es como un éxtasis corto de triunfo, de felicidad, de satisfacción, de amor por lo que uno quiere. Aquella caída, a las 7 de la mañana, en este mismo lugar... dejó un buen golpe, invisible, dentro del pecho. "Desgarro muscular", diagnosticará la médica tres días después, cuando ya no aguanto el dolor. "Reposo absoluto", me ordena... y medica con fármacos. Y al atardecer, viendo el Mediterráneo y la puesta de sol, desde un Parador privilegiado, siete lunas después del golpe y cinco después del recibimiento nocturno de mi compañera de siempre... pienso en muy positivo. "Lo volvería a hacer. Seguiré. Querer es poder. Los resultados me están dando la razón".